Saga Edición 40 Aniversario. Muerte de John Lennon La paz no tuvo oportunidad

(Texto publicado en la revista Dominical del diario Últimas Noticias el 18 de julio de 2010)

Coordenadas:

  • En 1962 John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr se unieron en su nativa Liverpool, para tocar rock&roll bajo el seudónimo de The Beatles.
  • En menos de una década, se convirtieron en el cuarteto más aclamado de la historia de la música, cabecillas indiscutibles de las listas de popularidad, precursores de la “invasión británica”, símbolos del siglo XX y dueños de un ejército de seguidores incalculable en números.
  • En 1970 se desintegraron y cada cual siguió su camino. El “Dr. Winston O’Boogie” lanzó una decena de LP de la mano de su esposa, Yoko Ono, siendo Imagine, de 1971, el más aplaudido.
  • Nueve años más tarde, su carrera culminó de manera abrupta cuando Mark David Chapman, un fanático que ya había planeado asesinarlo, descargó cinco balas contra él en su residencia de la calle 72 de Nueva York.
  • Tras el ataque, Chapman permaneció sentado en la acera hasta que lo arrestaron. El artista fue llevado al hospital, pero expiró a las 11:50 p.m. debido a la pérdida de 80% de su volumen sanguíneo.
  • La CBS hizo el primer anuncio. Al día siguiente Ono indicó que no habría funeral. De inmediato, cientos de devotos se reunieron frente a su apartamento, para rendirle homenaje. El domingo siguiente, millones de almas alrededor del mundo hicieron 10 minutos de silencio para recordar a la estrella.

 

Isaías Urbina:

Profesor de Idiomas, compositor y músico de sesión, con más de 20 años en la orquesta de planta de Venevisión. Es autor de numerosos temas que aparecen en los programas del canal. De joven, formó parte de Los Lobin Ejnay, junto con Carlos Moreán; se presentaron en el Poliedro y publicaron el disco Cuando yo era pavo.

 

“Desde los setenta, mi hermano Manuel, mi pana Oswaldo de la Rosa y yo solíamos viajar a Nueva York, porque era la época del bolívar a 4,30 y porque éramos asiduos a Manny’s, la tienda de instrumentos más antigua de la ciudad. De hecho, nosotros jurábamos que a lo mejor nos habíamos cruzado, en algún momento, a un Paul o a un Ringo pues era común que ellos fueran para allá.

Sin embargo, el lunes 8 de diciembre de 1980 no estábamos en la Gran Manzana sino grabando en los Estudios del Este, aquí en Caracas, y un colega nos llamó por teléfono para avisarnos que Chapman le había disparado a Lennon. Es que a nosotros, desde que estábamos pequeños, nos echaban broma y nos decían: ‘¡esos beatleros!’, porque desde los 11 años somos entusiastas de su obra.

Bueno, esa noche todos estábamos consternados: ‘¡Cónchale, falleció John!’, y en eso, Oswaldito, que es ‘fiebruísimo’, me tentó: ‘¿Y qué tal si vamos a ver?’. A los dos días, ya estábamos en Manhattan de safriscos y como fieles admiradores.

Valía la pena contemplar el lugar, claro, no vimos nada porque los americanos limpian la escena inmediatamente. Lo que sí había era un transitar continuo de personas por el Dakota, que es un edificio emblemático dado que ahí se filmó la película El bebé de Rosemary.

Aunque los guardias de la entrada no dejaban pasar y lucían incómodos, porque ahí habitaban otros inquilinos, la gente se amontonaba en el portón con velitas, fotos, flores, muchachas llorando, chamos con las caras largas, pancartas en las que se leía ‘te amo’, chapitas, broches y cánticos (entona): ‘All we are saying is give peace a chance’.

Me acuerdo que había mucha indignación, no se entendía por qué un hombre como éste, que se supone que lo adoró, lo había matado. Era una de ésas cosas que son inexplicables, porque sacrificó a un héroe, a un ícono de los sesenta y de la música en general, a un pacifista…

Además, los que acompañamos su trayectoria siempre tuvimos la ilusión de que volvieran a juntarse. Al morir el líder, el grupo se había fracturado puesto que si se reunían,  ¿a quién iban a poner a sustituirlo? A nadie. Era un dolor enorme porque se sabía que el tipo era irremplazable. A la vez, se lamentaba que ya no se iban a tener más piezas inéditas de ese genio, ni la fusión con McCartney producto de ese compartir o de esas peleas que ellos tenían y que contribuyeron con la notoriedad de la banda.

En fin, era una atmósfera de tristeza y también de respeto. Al terminar la tarde, se hizo una vigilia, no obstante, nosotros estuvimos poco más de una hora y no nos quedamos. Quisimos esperar, por si se acercaba alguno de sus amigos pero nada. Peor: la vida continuó. Entonces, nosotros cumplimos, nos tomamos nuestra foto y nos fuimos a escuchar sus canciones en The Village Gate.

En el camino, lo que sí pensábamos era que, en definitiva, los grandes ídolos se retiran jóvenes. De ese modo, perduran como monstruos que nadie va a poder superar y así lo hicieron ellos, y así lo hizo John”.

http://www.taringa.net/posts/musica/3080499/John-Lennon---Homenaje.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s